Blog

diciembre 22, 2016

¡Adiós a las arrugas!

diseno-sin-titulo-21

Para algunas mujeres la arrugas son su peor pesadilla, pasan sus días buscando los mejores productos para evitar que estas marcas aparezcan en su piel, lo que en ocasiones con lleva a gastar mucho dinero para ganar la batalla. Si eres una de estas mujeres, ¿Te gustaría hacerte un masaje facial antiarrugas con aceites esenciales? ¡Aquí te decimos!

Muchas mujeres, en su afán por erradicar las marcas en la piel pueden estar aplicando un producto hidratante de la forma incorrecta, lo que en lugar de quitar las arrugas puede favorecer su aparición. Es importante siempre tener presente que el movimiento adecuado es aquel que estira la piel, en lugar de contraerla.

Para poder crear tu propia solución antiarrugas es importante que consigas los siguientes elementos:

Aceite vegetal de argán

Aceite vegetal de rosa mosqueta

Aceite esencial de incienso

Aceite esencial de mirra

 

Y los mezcles de la siguiente manera:

  1. Abre el recipiente de vidrio de 50ml.
  2. Llénalo hasta la mitad con aceite vegetal de argán
  3. Llénalo del todo con el aceite vegetal de rosa mosqueta
  4. Añade 15 gotas de aceite esencial de mirra
  5. Añade 10 gotas de aceite esencial de incienso
  6. Cierra el recipiente y agítalo suavemente para que se mezclen bien todos los ingredientes

Conseguir una piel elástica, firme y sin arrugas puede ser una realidad si se aplica un tratamiento natural y se esparce con movimientos básicos en las zonas afectadas.

Nota: El orden de los movimientos no tiene importancia. Lo importante es que realices los movimientos de cada zona en la dirección adecuada:

El movimiento más importante que debemos aprender para corregir arrugas es muy sencillo. Sea cual sea la zona de la cara donde hay una arruga, la forma de tratarla es estirar el fragmento de piel con los dedos índice y corazón de una mano (encima y debajo de la arruga), y realizar pequeños círculos con el dedo índice de la otra mano a lo largo de la arruga, desde un extremo al otro. Si repetimos estos círculos durante algunos segundos, mientras mantenemos la piel estirada entre los dedos, conseguiremos estimular el riego sanguíneo de la zona para que la sangre oxigene y nutra las células y, de esta manera, se estimule el crecimiento celular. Si, además, aplicamos un producto como el que te hemos propuesto, ayudarás a que los nutrientes penetren por los poros hasta el interior de la piel.

En la barbilla debemos mover los dedos en dirección al cuello, es decir, hacia abajo, de manera que la piel de la barbilla se estire. La forma idónea de hacerlo es apoyando los índices doblados bajo la barbilla y masajeando con los pulgares. También se pueden realizar círculos.

En la zona central de la cara debemos extender siempre el producto hacia los extremos de la cara, es decir, estirando la piel, y nunca en dirección a a nariz. Hay un movimiento muy interesante en los masajes que suelen aplicar las esteticistas que consiste en entrelazar todos los dedos de la mano a la altura de la nariz y luego desenlazarlos a medida de recorremos la cara hacia los extremos.

En la frente debemos extender el producto en dirección al cuero cabelludo, es decir, hacia arriba.

En la zona de la nariz podemos realizar pequeños círculos con los dedos índice y corazón de cada mano.

En la zona de los ojos debemos hacerlo en dos partes. La parte superior del párpado debemos masajearla desde el lacrimal hacia las sienes, al igual que la zona inferior, desde el lacrimal hasta las sienes. No hay que realizar círculos completos, ya que en algún momento del círculo completo estaremos comprimiendo la piel en dirección a la nariz. Hay que hacer el movimiento siempre en dirección hacia la sien en dos semicírculos, hacia arriba y hacia abajo.

Al realizar estas maniobras estarás ayudando a tu piel a regenerarse con mayor eficacia, ya que el masaje estimula el riego sanguíneo y por tanto el aporte de nutrientes y oxígeno.

Aceites escenciales, Tips de Salud , , , , , , , ,
About admin

Envío gratuito